viernes, 6 de octubre de 2017

Monastirea Argeșului"- balada / El maestro Manole - arte, amor y sacrificio

Catedrala Curtea de Argeș

 Creación entre 1862 – 1884 (cf. Emanuel Bădescu, "Franz Duschek", en "Magazin Istoric", March 2009, p.74-76)

"Monastirea Argeșului" ("El monasterio de Argeș") es una poesía popular perteneciente al folclore rumano. Representa una meditación acerca del acto creador y su relación con los poderes espirituales, así como sobre la institución del matrimonio. La obra destaca por la presencia de varios motivos folclóricos: el motivo del muro abandonado, de la construcción que se derrumba cada noche, de la trashumancia, del sueño, del destino, de la mujer emparedada, del pozo.
El Monasterio de Argeș es una balada popular que desarrolla uno de sus mitos esenciales, es decir, el mito estético.
El nuevo mito estético -que constituye una respuesta racional a uno de los problemas fundamentales de la existencia del hombre- nos lleva a atribuir no sólo el esfuerzo creativo, sino también el sufrimiento humano embebido en la obra de arte. El más valioso de los constructores vive no sólo el drama de la creación de la esposa, sino también el de la indiferencia del gobernante hacia su propia persona. Los acontecimientos épicos explican por qué el mito estético, en estrecha dependencia del tema de la balada, añade la razón del conflicto entre el artista y el gobernante, este último simbolizando la clase dominante (feudalismo) de una cierta época histórica. Considerada en su sentido más profundo, la balada de Manole es la expresión artística más popular de la alabanza del espíritu creador, la diligencia del pueblo de estas tierras, dotada de todos los talentos y de un amor sin fin a la belleza. La imagen artística que nos da la balada de Manole es una manera de expresar la creencia popular de que la vida sólo adquiere un significado a través de los hechos y de las creencias de los hombres. Es una conclusión no sólo de la sensibilidad y la intuición artística, sino también de la experiencia humana y la inteligencia.
El tema es generado por una superstición que, para soportar cualquier construcción debe tener una fundación construida sobre los cimientos.
"Monasterio de Argeș" es al mismo tiempo una balada y una leyenda. Es una balada porque está construida en un poema narrativo, con elementos descriptivos-líricos, que desarrolla un tema fantástico, presenta un héroe excepcional con un destino impresionante.
Es una leyenda porque explica en la visión popular la aparición de un monumento arquitectónico: la iglesia del monasterio de Curtea de Argeș, construida bajo el reinado de Neagoe Basarab, entre 1512 y 1517.

Estátua de Neagoe Basarab - Curtea de Argeș

Fuente foto: Internet

El dueño rumano Negru-Vodă baja por la orilla del río Argeș junto con diez maestros en la construcción, de los cuales destaca el Maestro Manole. Su propósito es encontrar un sitio adecuado para edificar un gran monasterio, que serviría para la conmemoración.
Fuente foto: Emil Chendea

En su camino se encuentran con un pastor y Negru-Vodă le pregunta si ha visto algún muro sin terminar. El pastor responde que sí ha visto un muro abandonado, y los perros que lo ven se vuelven furiosos y ladran con sonidos funestos. El dueño elige ese lugar para la construcción del monasterio y promete a los maestros que si saldrá bien, a ellos les hará "boieri" (nobles), pero si no conseguirán construir el monasterio morirán encasillados en el fundamento.

Mănăstirea Curtea de Argeș, 1907

 Los maestros empiezan a trabajar, pero cada noche se derrumba todo lo que han construido durante el día. Manole se cansa de trabajar y se pone a dormir y tiene un sueño en el cual "un murmullo desde arriba" le dice que la construcción se derrumbará en cada noche si no será encasillada la primera esposa o hermana que viene a los maestros para traerles comida. Los maestros deciden intentar esto y juran respetar su pacto.
La mañana siguiente Manole sube sobre el andamio y ve acercándose a su mujer con la comida. Entonces pide a Dios una lluvia grande que haga volver a su mujer de su camino. Dios escucha su rezo y empieza una lluvia, pero no consigue parar a la mujer de Manole. Entonces Manole pide a Dios que haga soplar un viento muy fuerte, pero esto tampoco impide a la mujer. Entonces Manole se ve obligado de encasillar a su mujer, que además estaba embarazada, diciéndole que es solo un juego.
Fuente foto: Emil Chendea

Aunque al final su mujer se da cuenta de las intenciones de los maestros y le pide ayuda a su marido, éste, aunque "turbando", continúa su trabajo.

Interior Mănăstirea Curtea de Argeș
 Fuente foto: Țetcu Mircea Rareș - Operă proprie

Cuando Negru-Vodă viene a ver lo que habían hecho los maestros, se queda contento con el trabajo y les pregunta si podrían construir un monasterio incluso "más hermoso y más luminoso". Estos, menos Manole, responden con gran soberbia que sí y que no hay maestros más grandes que ellos en el mundo, y son por esto castigados a morir sobre los andamios.
Fuente foto: Emil Chendea

Entonces intentan construirse alas con chillas de poco peso, pero al intentar volar con ellas, se vienen abajo y mueren. Manole, que todavía puede escuchar los gritos desesperados de su mujer, intenta hacer lo mismo, pero pierde la conciencia y muere de la misma manera que los demás maestros, y ahí donde muere se hace un pozo poco profundo y con agua salada, "un pozo de lágrimas".


El notable valor de la balada de Manole reside en el drama del artista que, para llevar a cabo su obra, sacrifica a su ser más cercano y amado. Los versos en los que se invocan las fuerzas de la naturaleza para darle la vuelta, y la fuerza con la que Ana las derrota, combinando el amor puro con la devoción desenfrenada, son, en toda su sencillez, una cumbre del lirismo popular. Junto a esto, los versos: "Su Esposa / Flor de Campo" forman un impresionante cuadro de la sensibilidad y gracia femenina. Y la separación del maestro y su esposa, en una versión diferente de la que se reproduce en el libro, es expresada en versos cariñosa y raramente encontrados:

"Manole, Manole, / Esposito mío, / Cariñito mío, / Mucho me aprieta el muro, / Me rompe el cuerpecito, / Me llora el corazoncito. / Manole escuchaba / Y se agitaba, / Desde adentros suspiraba, / Con apagada voz hablaba: / Calla, mocita mía, / Ya que Dios quiere / Junto a él llevarte / Y que nosotros terminemos / Y que acabemos / Este monasterio, / Lugar de recuerdo, / Hermoso y alto / Como no hay otro, / Como tú, hermosa / Cuando estás conmigo / Tan alto como el pensamiento / Al hacer sonar su sonido... (las campanas)".

Mănăstirea Curtea de Argeş: exterior

Fuente foto: Alexandru Baboş Albabos

Liana Mânzat
Periodista, Escritora
Rumanía/España 


Traducción en español: Alexandra-Mirela Ion

Fuente texto: Internet

https://issuu.com/jpellicer/docs/edicion61








viernes, 15 de septiembre de 2017

Nicolae Grigorescu - el color del alma rumano

 https://issuu.com/jpellicer/docs/edicion60

"De la vida de Grigorescu cuentan sus obras. Una vida sencilla, callada, poderosa, dedicada toda a su arte. Además de arte nada existe por él. Allí puso su profundo amor de la naturaleza, de sus joyas y sus misterios, maravillosas en cualquier lugar, pero en particular en su país y en el seno de su gente, allí el amor de bien, de verdad y de hermosura". ( Alexandru Vlăhuţă, escritor rumano ).

Fuente foto: Internet

El gran pintor es considerado el fundador de la pintura rumana moderna. Fue un símbolo para la nueva generación de aquella época que intentaban a sacar a la luz la verdadera cultura rumana.

Nicolae Grigorescu nace el 15 de mayo 1838 en un pueblo, Pitaru, región Dâmbovița en Rumanía, siendo el sexto niño de la familia de Ion y Maria Grigorescu.
En 1843 su padre muere y su familia decide mudarse a Bucarest.  Después de un breve periodo de aprendizaje en el taller del pintor checo Anton Chladek, realiza pinturas en las iglesias de Băicoi y en el monasterio de Căldăruşani.

Pescăriță la Grandville - ( Fuente foto: Internet )

En 1856 realiza la obra Mihai scăpând stindardul que representa al príncipe Barbu Știrbei, que fue brevemente primer ministro del Reino de Rumanía en 1927.
Para el tímido y delicado Nicu, - como firmaba sus cuadros -, su fortuna ha sido justo ese cuadro, Mihai scăpând stindardul, que estaba expuesto en una vitrina en Bucarest. El principe le ha pagado a Grigorescu cien monedas de oro por el retrato.
Pero el paso para el trabajo del joven tan modesto y talentoso ha sido inmenso. Se le piden trabajos para iglesias y todos los maestres quieren que Nicu haga las caras de los santos, que "las hace como Dios manda". Todos los abades aman al maravilloso pintor y llega Agapia, en Moldavia.

Țărancă voioasă - ( Fuente foto: Internet )

"Todas las noches soñaba ángeles y escenas religiosas. Había días cuando todo lo que hacía me parecía triste, sin vida, sin armonía; y era entonces cuando quería dejarlo todo e irme lejos. Entraba un rayo de sol y de repente se iluminaba tanto la iglesia como mi alma. En ese entonces no teníamos ningún tipo de orientación en el arte. Había un libro antiguo, con versos cirílicos, que nos daba recetas del Monte Athos para la preparación de los colores y unas aclaraciones sobre la edad, vestimenta, vida y atributos de cada santo."
Pero la fama iba por delante suya. Por tres años, Grigorescu se olvidó de la idea de ir a Paris (donde lo habían rechazado debido a su falta de estudios) y trabajó frenéticamente en la iglesia Sfinții Voievozi.
Hacia 1861, a finales del espléndido "capítulo" Agapia, se le acaba llamando "santo" Nicu, no "maestro Nicu".

 Car cu boi - ( Fuente foto: Internet )

Está remarcado por Mihail Kogălniceanu y recibe una beca en París.
En el otoño de 1861 se va a París donde entra a L'ecole de belle arte y asiste a clases en el taller del pintor Sebastien Cornu, siendo compañero de Renoir.
A poco tiempo asiste a clases a Barbizon y vive allí. Hasta en 1877 cuando va como pintor de guerra participa a varios exposiciones en París, Roma, Napoli, Pompei, Grecia, Viena.
Entre 1879 y 1890 trabaja en sus talleres de Bretagne la Vitré y luego de París.

"La naturaleza es hermosa en todos lados, pero mi país es solo uno", ha dicho Nicolae Grigorescu, hijo de un simple pueblerino y vuelve a casa.
Desde 1890 se va a vivir a Câmpina en el distrito de Prahova donde realiza muchas obras inspiradas de la vida rural, cuadros con campesinas, bueyes, caminos llenos de polvo.
En 1899 está nombrado miembro honorario de la Academia rumana.

"Es el sentimiento el que colorea, no el pincel. Puedes colorear con un trocito de carbón, y todos los tubos del mundo no son capaces de darte el azul de una flor de linaza si no lo tienes en tu alma."

Autoportret, Nicolae Grigorescu - ( Fuente foto: Internet )

Hace también pinturas de guerra, yendo al campo de batalla de Grivița y Rahova para dibujar y hacer bocetos, que más tarde se convertirían en la base de unas composiciones. "Atacul de la Smârdan" impresiona a todo el mundo. "Nuestros soldados son valientes y juro que me apetecía venir a dibujar aquí, en este baño de fuego... [...] Podría pasar que quedara algo de mi obra que recordara más tarde al mundo entero que el soldado rumano no protestó ni ante las balas, ni ante la polenta."

Atacul de la Smârdan - ( Fuente foto: Internet )

El 21 de julio de 1907 moriría en su casa de Câmpina dejado su último cuadro Întoarcerea de la bâlci sin acabar.
Decía el gran pintor: "La flor tiene que ser delicada, no frágil. Y húmeda y limpia, blanda, recién coloreada, para conservar en el lienzo y la luz, también la savia. Y esto no se hace solo con la pintura del tubo”.

Autoportret, Nicolae Grigorescu - ( Fuente foto: Internet )

Fuentes artículo: Internet
Fuentes fotos: Internet

Liana Mânzat,
Periodista, Escritora
( Rumanía/España )
Traducción: Alexandra-Mirela Ion







lunes, 7 de agosto de 2017

Ion Creangă

Fuente fotografía: Andrei Stroe
 https://issuu.com/jpellicer/docs/edicion59

Ion Creangă nació, según lo que dijo él, el primer día del mes de marzo del año 1837 en Humulești, Principado de Moldavia, Rumanía.
La verdad es que se desconoce la fecha exacta del nacimiento del autor rumano.

Desde 1855 hasta el 1859 realiza los cursos del seminario, y después, consiguiendo el diploma, vuelve a su pueblo natal. Se casa más tarde en Iași con Ileana, la hija del cura Ioan Grigoriu de la iglesia Sfinții 40 de Mucenici en Iași, convirtiéndose en diácono de la misma (26 de diciembre de 1859).
El 19 de diciembre de 1860 nace su hijo Constantin.
En 1864, Creangă entra en la Academia Vasiliana de Trei Ierarhi, donde tuvo como maestro a Titu Maiorescu. Éste lo aprecia mucho y lo nombra educador en la Escuela Primaria nº 1 de Iaşi.
Tras 12 años siendo maestro y diácono en diferentes iglesias de Iaşi, es excluido definitivamente del clero (10 de octubre 1872), debido a que abandonó a su mujer, disparó con una escopeta a las cornejas que ensuciaban la Iglesia Golia y se cortó el pelo como un profano, cosas consideradas incompatibles con el estatuto de diácono. (En 1993 fue readmitido post mortem en el clero). Tras la exclusión del clero, el ministro Tell lo destituye también del puesto de maestro, pero la llegada de Titu Maiorescu al Ministerio contribuye a su vuelta a ese puesto. Ha colaborado en la elaboración de cuatro libros escolares, entre los cuales se encuentra también un “Abecedario” (1868).

En 1873 acaba su proceso de divorcio y su hijo de 12 años se le entrega a él. Buscando una casa en la que mudarse, eligió una vivienda en la barriada Ţicău. ( en la foto )